jueves, 18 de diciembre de 2014

Triste vida, carajo

Sorbió el café distraidamente. Estaba frío y rancio. Probó una de las tostadas, que estaba húmeda y blanda. Suspiró y se levantó maldiciendo su vida. No era una mala persona, pero aún así estaba en ese lugar caluroso, subterráneo, completamente abrumador. Regido por un tirano que se entetenía pinchándolos con su tenedor gigante.

martes, 9 de diciembre de 2014

Fuimos eternos

Fuimos eternos. Duramos una pequeña eternidad que fue mi mundo, mi felices para siempre. Duramos infinitos momentos en los que sonreí por ti. Fuimos eternos, como todos los amores verdaderos. Los besos que nos dimos duraron eternos minutos que voy a guardar en la infinita memoria de mis labios. Fuimos eternos, eternamente finitos. Eternos porque en el amor no hay tiempo. Infinitos porque te escribí una y mil veces. Y no morirá el amor de mis poemas. Fuimos eternos, porque hasta la eternidad tiene fin. Te amé por siempre, y siempre es infinito. Eterno es el lugar que tuviste en mi corazón, y eterna es la parte de mí que jamás te dejará ir. Fuimos eternos, como todos los enamorados. Vivimos una infinita cantidad de días felices, que quedaran en la eterna memoria de mi corazón. Que jamás olvidaré, porque fuiste parte de mi por un tiempo eterno, que duró dos años y medio. Fuimos eternos, como el amor de los poetas. Como mi amor. Porque las letras calman los dolores, pero no calman la sangre que se acelera haciéndome vivir esto lentamente. Como si durara para siempre. Fuimos eternos


domingo, 7 de diciembre de 2014

Remissionem


Sorry
But I’ve gotta go
cuz this is not my time
And isn’t yours too

Sorry
But I’ll leave
Cuz everything will change
And you’ll blame me

Sorry
But it’s all over
Cuz I’m leaving now
And I won’t regret

Sorry
Sorry
Sorry
But I’m not coming back

sábado, 6 de diciembre de 2014

Maravillas

Ella despertó una tarde en un mundo lleno de maravillas. Y miró todo lo que había, lo observó y lo vio sin reparo. Hasta que de tanto mirar quedó ciega, pues había visto todo lo que debía ver en su vida. En ese entonces comenzó a escuchar, prestando atención hasta el sonido del viento destrozando un diente de león. Escuchó cuanto pudo, hasta que quedó sorda pues había oído todo lo que debía oír en su vida. En ese momento comenzó a degustar los sabores del mundo. Probó los más reacios sabores, que despertaban en su lengua una fiesta. Cuando hubo probado todos los sabores se le durmió la lengua, pues había saboreado todo lo que debía probar en su vida Recién ahí comenzó a oler; sintiendo el perfume de las camelias en flor. Olió todas las flores de ese mundo fabuloso hasta que no pudo oler ninguna más pues había sentido todos los olores que debía sentir en su vida. Al final, comenzó a tocar lo que quedaba. Descubrió un mundo de texturas invisibles, que generaban colores, música, sabores y olores en su mente. Tocó todas las cosas en ese mundo de maravillas oscuras, secretas. Pasó los dedos hasta que la piel se desprendió de sus manos, de sus pies, de sus brazos, de todo su cuerpo. Dejándola en carne viva y cerrada a ese mundo fascinante que había encontrado. Y ahí, en la serenidad del vacío, se despertó. Sintiendo, oliendo, viéndolo todo. Pero el mundo era tan gris y vacío, que prefirió haberse quedado en la nada por siempre.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Cuánto tardarás?



¿Cuánto tardarás en cansarte?

En dejarme a la vera como si nunca hubiese existido
¿Cuánto tardarás en olvidarme?
Así como te olvidas de las cosas que digo

¿Cuánto tardarás en dejarme?
Cuando te aburras de mis besos desabridos
¿Cuánto tardarás en soltarme?
Creyendo fielmente que nunca me has asido

¿Cuánto tardarás en cambiarme?
Dejando mi roto corazón vacío
¿Cuánto tardarás en matarme?
¿Cuánto tardarás amor mío?

Y se que no puedo cerciorarme,
si en un mes, un año o un día te habrás ido.
Vete cuando te apetezca matarme,
pues quedaré sola con mi corazón herido.
Y si algún día regresas,
seré tuya como siempre lo he sido.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Ella

Ella fue bendecida con los ojos del cielo.
Ella fue bendecida con el pelo del fuego.
Ella fue bendecida con la piel de la seda.
Ella fue bendecida con los labios de fresa.
Ela fue maldita con el veneno de la hiedra.
Y a nadie le importó lo bendita que era.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Amor mío ¿Por qué me has abandonado?



Tus palabras, 
me hacen sentir
tan despreciable
tan sucia.
Pero no me avergüenzo
Oh no
Porque si es así como soy
no es mi culpa
no es mi culpa
Si se supone que el latir
es igual para ambos
¿Por qué me besas
con tanto asco?
¿Por qué me atacas
con tanta saña?
¿Por qué me miras
Con esos ojos?
Si se supone que el susurro
Es igual para ambos
¿Por qué me gritas
Con tanta violencia?
¿Por qué me tuerces
Con tanta facilidad?
Si este es el final
Me decepciona
Que triste tragedia
que sea así.
Pero el eterno descanso
que me da
Me entristece aún más
Amor mío
¿Por qué me has abandonado?

miércoles, 12 de noviembre de 2014

el beso del no

El beso que negaste
gracias a la sangre espesa,
duele más que el veneno
de tu lengua dividida.

Y el fuego frío
que corra por el tuétano,
cuando tus ojos afirman
asi tus labios tan secos.

Palabras

 
Las palabras que dije, las que callé, las que grité sin sentido ni piedad, las que mentí, las que lloré en oscuras noches solitarias, las que murmuré entre dientes. La palabras que escupí y las que me tragué tantas veces. Las que suspiré en tardes cálidas de verano y las que se enredan con mi hilo rojo del destino. Las palabras que guardaré en mi corazón por siempre. Las que se esconden, las que lastiman, las que susurré dormida, en mis sueños. Las palabras que llenan mis hojas y cuadernos, que aparecen escritas en mi piel y en mi tarea, las que se escriben solas en la pantalla de la computadora y las ruidosas que escribo en la máquina de escribir. Todas mis palabras son tuyas. Te las doy sin pena ni remordimiento, porque te amo, mi vida. Las palabras son mi mundo, mi destino. Estan en tus manos ahora, se que siempre cuidarás de mí.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Recortes

Las palabras que hundimos
no obedecen y fracasan,
sufren siempre al margen.
La mano que busca
el destino, la que
conforma
los días,
cerrará el tajo abierto
al vacío
Y la suerte de la palabra
quedará en el fondo de
las cartas.
Si se supone que no importa
la cólera para mí,
¿Por qué encuentro
la voz para
ignorarte en mi boca?
La palabra forma verdades
donde una lengua seca
borra al presente,
transforma al futuro y
No obedece al pasado

jueves, 9 de octubre de 2014

Dead inside

¿Ves a esa chica de ahí? la que sonríe, baila y hace tonterías ¿La ves? Muerta. Ella esta muerta y nada la hará volver. No hay brillo en sus ojos, ni alegría en su reír. ¿No ves sus lágrimas? ¿No ves su sufrimiento?. Se ríe para que nadie vea sus lágrimas. ¿No ves como pide a gritos que la ayuden? ¿No ves lo cerca que siente el final? Mirala y verás las noches en vela llorando, esperando, creyendo que todo va a mejorar. Sabiendo que no lo hará. Mirala y verás lo que escribe y esconde, para que nadie lea su tristeza. Mirala y verás las ganas que tiene de acabar con todo de una vez. Mirala y verás que no tiene el valor para hacerlo. Verás lo inútil que se siente. Verás los planes y las cartas suicidas que archivó en una caja. Verás la sangre y las lágrimas. Verás el vacío que hay dentro de ella. Verás que solo es una marioneta.

martes, 30 de septiembre de 2014

Tristemente patético

Y al final, todo es igual. Todo es efímero. Todo es tristemente patético. Pero ¿de qué otra forma podría ser todo? Si yo misma soy igual, efímera y tristemente patética. Si al final las mentiras son ciertas y la verdad es imposible; si la vida es solo un hecho y la muerte, solo un estado. Ni un más allá ni un menos acá. Solo una realidad fantástica, fanática, fatídica, que crece en las mentes de los débiles, y de los fuertes, y de todo el mundo. Una realidad llena de hipocresía y humor negro. Porque se esta riendo de nuestras heridas

domingo, 28 de septiembre de 2014

Gone gone gone

Ella se planchó el pelo, se maquilló y se puso su ropa más bonita. Ese era un día terriblemente importante y debía verse perfecta. Se roció el perfume importado que le había sacado a su mamá. Limpió sus anteojos y se los puso. Tarareó la melodía que sonaba en su computadora, la había puesto en repeat para que solo eso sonara en el aire. Se pintó las uñas y las decoró con pequeños stickers. Cuando todo estubo listo se sentó a leer mientras esperaba que se hiciera la hora. Cuando sonó la alarma dobló la esquina de la hoja y dejó el libro en la mesita. Se miró una vez más al espejo y se vio hermosa. El pelo brillante y lacio, la ropa sin una arruga, la piel suave, los ojos vacíos. Todo estaba como debía estar para colgarse del ventilador.Y haberse ido de una buena vez.

jueves, 28 de agosto de 2014

Unocho

Mañana cumplo unocho años. Y no sé cómo he de sentirme. Es que simplemente el numero unocho es tan raro. Es un numero par, si, pero esta tan lejos del doscero como del unocinco. Los unochos años son, sinceramente, bastante corrientes ¿Debería sentirme diferente? ¿Más vieja?, ¿más sabia?, ¿más madura?, ¿Más? No se, pero se que mañana, a partir de las unodos horas, voy a ser una persona oficialmente mayor de edad. Si eso es bueno o es malo es un misterio. Es un poco ambiguo el numero unocho. Es muchas cosas y aún así no llega a ser un cuarto de vida.

sábado, 23 de agosto de 2014

Torpe (tres veces torpe)


La chica esa era torpe (si señor). Pero no era esa torpeza que hace ver a las chicas lindas, adorables, tímidas, medio inútiles, pero aun así muy tiernas. Qué se yo (la chica sabía aún menos). No de esa que se ve en las novelas (Y en la tele, y en las películas, y en las revistas, y en la farándula, y en…). Esa tenía la torpeza que la hacía ver tonta, ridícula, cómica, completamente vergonzosa,  y esa odiaba ser así. Pero además de torpe era conformista (demasiado conformista). Así que quiso cortarse la mano derecha y el pie izquierdo, pera tener una excusa (por ser torpe, no conformista). Pero de lo torpe que era, se cortó un dedo izquierdo y una uña derecha. El dedo era el anular, y la uña del meñique del pie (uy, qué terrible). Esa se desasosegó, no era lo que quería, no le daba una excusa suficiente, pero no lo iba a cambiar. Ni lo iba a intentar de nuevo (porque le había dolido mucho). Así que se quedó con un dedo menos y nunca pudo casarse (porque no tenía un dedo para la alianza). Nunca tuvo hijos y solamente crió camada tras camada de gatos. Murió. (Muy torpemente, hay que decirlo)

miércoles, 20 de agosto de 2014

Luz y oscuridad


Cuando llegué, solo había luz. Una luz cegadora, que no me permitía ver, solo reír. Con el tiempo la luz comenzó a opacarse, pero no a claudicar. Tomó otros matices, bajando hasta un gris tenue, o escalando aun blanco irreal. Pero crecí, y empecé a notar las manchas negras de la vida. Por un tiempo solo dejé que las manchas pasaran a mis lados, pero no sobre mí. Tristemente, el mundo se fue haciendo cada vez más oscuro. Las blancas y tintineantes carcajadas del pasado fueron apartadas por unas grises sonrisas ambiguas. La oscuridad ya no solo me rodeaba, me empujaba, me golpeaba, me hería, buscando un lugar por donde entrar. Por un tiempo abracé la oscuridad, dejando que me amparara, dejando que fuera parte de mí. Muchas veces me dijeron que la dejara ir, que la despegara de mi piel. Pero no podía, no quería hacerlo. Ser oscura me daba una excusa y una protección que no encontraba en nada más. No creo que entiendas. La oscuridad me llenó por un período corto de tiempo, pero que se sintió como una eternidad. Adoptar la oscuridad traía sus desventajas. Alargaba los días y las noches, creando un espiral sin fin. Pero tarde o temprano, algo tenía que cambiar. Llegó alguien diferente a los demás. Era oscuro como yo, pero también era luminoso. Aunque él no lo notase. Era perfecto. No quiso convencerme de que la oscuridad era mala, no quiso que me desprendiera de ella. Simplemente me mostro mi propia luz, me hizo creer en mi propia luz, me convenció de que la luz que tenía era hermosa a su manera y que no tenía que erradicar a la oscuridad. Tenía que mantenerla a raya. Y heme aquí, aún con algo oscuro en mí, a gusto con la oscuridad que tengo y con lo que ella hace de mí. Porque no hay nadie que sea absolutamente luz, ni nadie que sea absolutamente oscuridad.

viernes, 15 de agosto de 2014

El cazador

El cazador siguió con cuidado las huellas, los indicios, los olores, las señales. Se escabulló entre unos arbustos y se escondió detrás de un roble robusto y añejo. Asomó media cara y vio su objetivo. Sacó dos flechas del carcaj y acomodó la primera en el arco. La segunda la dejó en su boca, para poder agarrarla rápidamente. Tensó la cuerda y apuntó apoyado en la horqueta del árbol. Inspiró profundamente y soltó la flecha. Rápidamente cargó la segunda y la lanzó sin tantos aspavientos. Ambas dieron en el blanco. Se acercó cauteloso al bulto inmóvil en el suelo. Lo tocó con la punta de la bota y, al ver que no reaccionaba, recuperó las flechas y comenzó a atar . Realizó varios nudos fuertes para asegurar la carga, se la montó en los hombros y emprendió el camino de vuelta. Fue cuidadoso de no golpear nada, ni por accidente. El paquete debía quedar intacto, exceptuando los dos limpios agujeros de las flechas. Caminó toda la noche, acompañado por los sonidos de la naturaleza. Al amanecer llegó al destino con la frente perlada de sudor, pero animado. Alivió sus hombros del peso dejándolo en el pavimento, recogió el dinero y se fue sintiéndose extrañamente miserable.

domingo, 10 de agosto de 2014

Im et Eam

Ella era invisible.
Era callada y solía perderse en sus pensamientos.
Tenía la tristeza grabada en los ojos.
Pero nadie la veía.
Quizás porque nadie la miraba a los ojos.
Ella estaba sola.
La gente pasaba a su lado, a través de ella.
Ella solo deseaba ser como El.

El era vistoso.
Hablaba y reía sin detenerse a pensar.
Pero tenía la tristeza grabada en los ojos.
Y nadie la veía.
Aunque todos le miraran a los ojos.
El estaba solo.
La gente lo rodeaba, lo arrinconaba.
El solo deseaba ser como Ella.

Ella solo deseaba ser vistosa.
El solo deseaba ser invisible.




viernes, 4 de julio de 2014

La boluda que no sabía amar

La que no sabía amar era normal
en apariencia
pero por dentro era un lecho de cardos
que tenían flores feas y sin perfume.
Flores rodeadas de espinas.
Si al menos fuesen rosas
que detrás de tanto peligro hay un bello final.
No, la flor de cardo es fea;
con su color deslucido
y su perfume a yuyo viejo.
Asi era el interior de la boluda.

Trató de amar varias veces,
una dos tres cuatro.
Falló estrepitosamente en tres
pero en la última, no.
Algo le decía que no,
esa vez era la verdadera,
era la buena,
la del "felices por siempre",
la de la más soberana e
inverosimil ilusión.
Era otro tipo de persona.

Con esa persona
simplemente
soñósaltóvolóseestrelló
murió
y se dió cunta que nunca,
pero nunca nunca,
había aprendido a amar como se debe
pero
¿Acaso alguien lo sabe?
No hay manual ni instructivo
ni siquiera esos que estan solamente en alemán.


Quizás,
ella simplmente no esta predestinada,
nunca iba a amar debidamente.
Aunque se supiera amada
y bienamada.
Aunque todos la amaran
y le dieran amor.
No, ella no sabría nunca como amar.
Porque era una boluda.
Asi de liso y llano.
La boluda que no sabía amar.

domingo, 25 de mayo de 2014

Te encuentro

Hoy voy a hablar de ti,
mi amor.
De como te veo y te encuentro
en cada cosa, en cada sueño.

Te veo en las sombras inquietas
que se esconden tras rayos ambarinos
Te encuentro en mis sueños despiertos
en mis horas, y caminos

Te oigo en las gotas de lluvia,
que golpean en mi vidrio
Llamando mi nombre entre ellas,
repitiéndolo despacito.

Te encuentro en el millar de estrellas,
que me observan desde el cielo.

Te busco en los pájaros libres
que buscan su camino sin miedo

Te encuentro en mi destino,
siempre todo revuelto.
Te busco en mis libros,
entre esos personajes de ensueño.

En todo te encuentro y te veo,
te oigo en cualquier momento.
Desde el murmullo de las hojas de otoño
hasta el suave susurro del viento

¿Será que estas siempre en mi mente?
¿Será que solo en ti pienso?
Sea por lo que sea
en todo te veo y te encuentro.

lunes, 28 de abril de 2014

Nudo gordiano

Hoy es otro día, otro sol, otro viento. Pero es el mismo día (mismo sol, mismo viento). Entonces, ¿Por qué todo sigue igual? Las horas pasan pero la arena del reloj no cae. Es estática. Es estética, es ecléctica, casi esquelética. Hoy simplemente tengo ganas de llorar, y reir, solamente leyendo sin leer cualquier zarta de estupideces. Porque no me importa donde, solamente quiero perderme. Así, a lo lejos, que solo sea un puntito en el horizonte. Fácilmente confindible con un pájaro (o una mosca). Y tal vez si quisiera, o no quisiera, su hubiera o no hubiese, si tal vez quizás, esto no estaría pasando. Pero ¿qué más puedo hacerle? solamente sentarme a esperar, seguir rogando, y leer. Quizás, tal vez, por ahi, seguir escribiendo. Seguir poniendo en palabras este nudo gordiano que se enreda en mi cabeza. Seguir sufriendo, mientras sonrío para que nadie vea mis lágrimas.
No ha pasado ni un día, ni un mes, ni un lustro. Y ya me siento abofeteada, terriblemente. Y es que la horas se derritren en vez de avanzar. No hay nada que pueda ver adelante, ni atras, ni a los lados (porque estoy en una caja). Y es que nadie se interesa en desatarme, en desenredarme. Ni en cortarme con una espada para que todo termine. Solamente me miran, se rien, me tientan, pero no me tocan, porque no les intereso. Y al final, no se si alguien se animará a cortarme, a hacerse poseedor de mi mente, de mis letras. Pensé que ya lo habían hecho, pero sigo tan enredada como siempre. Sigo esperando a mi Alejandro, mi liberador. Que dé rienda suelta a mi imaginación, a mis deseos, a mis errores y tristezas. Solo esperando nada, solo dando nada (Recibiendo todo, ofreciendo todo). Que solo camine a mi lado y  me siga, mientras que yo le sigo. No creo esperar mucho pero el tiempo es eterno. Porque la arena no cae, y me desespero sacudiendo el reloj queriendo que caiga más rápido. Pero no cae. Nada ni nadie.
No se, solamente espero que alguien encuentre el centro de todo esto que escribí. Que venga y me diga "Te entiendo querida" y se siente a mi lado. Solamente para saber que hay debajo, para intentar llegar un poco al fondo del nudo, aunque no lo desate (ni lo corte). Solo espero, mientras río y lloro y leo (Y escribo un poco); solo miro a lejos, ese puntito en el horizonte que desearía ser yo.

jueves, 24 de abril de 2014

Pienso en ti



Pienso en ti,
Amor mío.
Y me siento tan sola.
(Sola, sola, sola)
La lluvia me acompaña,
Pero no es suficiente.
La música me acompaña,
Y eso no es poco.
(No lo es, no lo es)
Pero sin ti
Creo que me desintegro.
Mi corazón se fracciona,
En mil y un fractales.
Pero no me importa
(No, no, no)
Porque sé que vendrás
Y juntaras los pedazos.
Sé que me rearmaras
Una y otra vez.
(Y otra, y otra, y otra)
Porque te amo
Porque me amas
Porque sé que siempre
(Siempre, siempre, siempre)
Estarás aquí conmigo
Aunque no te vea
Aunque no te sienta
Aunque no estés, estarás.
Porque me amas,
O al menos eso creo.
O al menos eso me demuestras
O al menos eso elijo creer
(O al menos, al menos, al menos)
Y si te hartas de mí
Siempre estaré
Aunque no esté.
Porque pienso en ti,
Amor mío
Y me siento tan sola
(sola, sola, sola)