domingo, 28 de septiembre de 2014

Gone gone gone

Ella se planchó el pelo, se maquilló y se puso su ropa más bonita. Ese era un día terriblemente importante y debía verse perfecta. Se roció el perfume importado que le había sacado a su mamá. Limpió sus anteojos y se los puso. Tarareó la melodía que sonaba en su computadora, la había puesto en repeat para que solo eso sonara en el aire. Se pintó las uñas y las decoró con pequeños stickers. Cuando todo estubo listo se sentó a leer mientras esperaba que se hiciera la hora. Cuando sonó la alarma dobló la esquina de la hoja y dejó el libro en la mesita. Se miró una vez más al espejo y se vio hermosa. El pelo brillante y lacio, la ropa sin una arruga, la piel suave, los ojos vacíos. Todo estaba como debía estar para colgarse del ventilador.Y haberse ido de una buena vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario