domingo, 30 de junio de 2013

Entre el cielo y el mar

Entre el cielo y el mar no hay nada. Aunque quizá si. Quizas hay un mundo de mariposas que vuelan frente a nuestros ojos. Mariposas que no vemos por intentar ver más allá, más al futuro. Entre el cielo y el mar es donde viven los sueños, las esperanzas. Pero entre el cielo y el mar no hay nada. A veces hay cosas que nadie conoce, que nadie sabe. Esas cosas que dicen los locos, los inadaptados, los rebeldes. Cosas que nadie ve, o que nadie quiere ver. Quizas entre el cielo y el mar hay ilusiones, o quizas esten esas palabras que nunca dijimos y tendríamos que haber dicho. Entre el cielo y el mar esta el paraíso,  tambien el infierno. Entre el cielo y el mar no hay nada de nada. De vez en cuando pueden encontrarse unicornios, hadas y sirenas, mucho menos comunes son los dragones. Entre el cielo y el mar esta la soberbia de los niños; esa soberbia que aun no les llega, pero les llegará. Entre el cielo y el mar estan los deseos pedidos a las estrellas fugaces, a las vaquitas de San Antonio, a los panaderos, a los dientes de león, a las luciernagas. Entre el cielo y el mar esta la mágia, esta magia que crece en las almas de los niños y desaparece, desaparece sin rastro en la de los adultos. Pero no, no hay nada entre el cielo y el mar, pero solo según el pensamiento lógico. Dime tú, ¿qué ves entre el cielo y el mar?

domingo, 23 de junio de 2013

Sin titulo en absoluto


Solté un suspiro con desagrado, el aire exhalado se convirtió en vaho al salir de mi boca. Me tapé bien con mi bufanda roja y abrí el paraguas. Así, bajo techo, como tentando a la suerte. Las gotas rebotaron en la tela impermeable y volvieron a caer al suelo. Miré el cielo, blanco y gris. El sol no se veía pero estaba presente a través de las lejanas masas de agua. Los blancos eran más blancos, los negros, más negros, los bordes más nítidos. Es como si la lluvia develara en cierta forma el mundo, dejando expuestos los verdaderos colores. Pisé de pronto un charco y desperté de mi ensoñación, vi el pantalón mojado y otra vez suspiré, otra vez vaho, otra vez me acomodo la bufanda. Miro el reloj y calculo la cantidad de tiempo que me queda. Aprieto el paso y me peino el pelo con la mano, acomodando los mechones rebeldes de mi flequillo. Pienso que los días de lluvia me hacen pensar, pienso que no tengo tiempo para pensar, y sigo camino al funeral.

domingo, 16 de junio de 2013

Desvarios

Hoy vengo a desvariar. A decir tonteras que no sirven. Que no importa, que divierten hasta a las pequeñas saltamontes que van a la escuela super maquilladas. Pintadas como puertas diría mi abuela. Pero mi abuela no dice nada, porque esta cosiendo, y cuando cose, calla. Cala, la cala es una flor, una flor blanca como las empanadas crudas. Solamente cuando tienen mucha harina. Arena, la arena esta formada por cilicio ¿Alguien sabe o que es el cilicio?Cielo cielito, nadie lo sabe, ¿saber que? Tonteras, nada que importe, que divierta, que nasca, que muera. Solamente mariposas, mariposas en la panza. Ese es un buen título para un libro. Aunque ni se de que sería. Lapices, lapiceras, boligrafos, birómenes, quizas, con suerte, plumas. Palomas arcoiris, gays, lesbianas, bisexuales. Abismos, encuentros, casualidades. Touch an' go. Nada mas que una noche en un motel. Aunque aca le llaman telos. Telones, de terciopelo rojo, tirado por el telonero. El telonero, un hombrecito invisible, desconocido, desvlorizado. Triste suicida involuntario. Suicidio, una palabra hermosa que suena horrible. Suicidio. Creo que alguien ya se habrá suicidado por mi, lejos, en algún lugar. No creo en Dios, ni en el diablo, ni en Alá, Jehova, o Buda, ni en Mephisto. Nada mas creo en mi y en los humanos...un poco en la teomancia.

viernes, 7 de junio de 2013

Malo malo

¿Alguna vez has hecho algo malo? Algo que no fue a drede, pero que es una aberración, Estas cosas de las que uno se arrepiente por mucho tiempo. Esas cosas terribles que tratas de no recordar, pero son recurrentes, no quieren alejarse de tu mente aunque las espantes. Y cuanto más intentas olvidarlas, sacarlas de tu mente, más se aferran a tu memoria. Esas cosas que duelen, que desestabilizan el alma y el cuerpo. Esas cosas malas. ese tipo de cosas malas.
 Cosas malas que te hacen sentir inutil, inepta, tonta o simplemente imbesil. Errores, errores que no pensabas cometer nunca. Cosas. Cosas malas.

lunes, 3 de junio de 2013

Por qué escribo?

 Una amiga me preguntó por qué escribía. En su opinion es algo un tanto inutil...sobran opiniones. Yo me quedé pensando y le dí una respuesta simple, algo como "Porque me gusta y me entretiente" Pero la pregunta me quedó dando vueltas en la cabeza.

¿Por qué escribo?


 Escribo porque puedo, y porque me libera. Siento que escribir es sacar lo bueno y lo malo de mi y dejarlo en un lugar. Papel, computadora, boleto de colectivo. Todo sirve. Escribo porque me sale solo, a veces sin que quiera. Como esas veces en medio de clases que mi mente y mi imaginación se desvían hacia la atractiva hoja en blanco. Escribo porque sino me duele, un dolor tranquilo, un dolor que no duele. Pero si. No, no tiene ningún sentido... Escribo porque me gusta (creo que eso es obvio), porque me llena, porque me ayuda a seguir. Escribo porque la escritura siempre estuvo conmigo cuando todo iba mal. Le debo mucho a la escritura y escribiendo es como le pago. Escribo, escribo para plasmar mis sentimientos, mis ideas, mis emoiones, mis penurias, mis alegría y demas en un lugar. Un lugar atemporal. Las letras siempre van a existir. Siempre alguien va a poder leer lo que yo alguna vez escribí.
No escribo para tener fama ni fortuna. No escribo para alrdear de ello. No escribo porque alguien me obligue. No escribo por moda ni por presión social. No escribo para parecer, ni para aparentar. Escribo porque me sale, porque me sale lindo.

Escribo por placer. Escribo porque vivo las vidas y las muertes de todos mis personajes. Al parecer he muero muchas veces.