domingo, 30 de junio de 2013

Entre el cielo y el mar

Entre el cielo y el mar no hay nada. Aunque quizá si. Quizas hay un mundo de mariposas que vuelan frente a nuestros ojos. Mariposas que no vemos por intentar ver más allá, más al futuro. Entre el cielo y el mar es donde viven los sueños, las esperanzas. Pero entre el cielo y el mar no hay nada. A veces hay cosas que nadie conoce, que nadie sabe. Esas cosas que dicen los locos, los inadaptados, los rebeldes. Cosas que nadie ve, o que nadie quiere ver. Quizas entre el cielo y el mar hay ilusiones, o quizas esten esas palabras que nunca dijimos y tendríamos que haber dicho. Entre el cielo y el mar esta el paraíso,  tambien el infierno. Entre el cielo y el mar no hay nada de nada. De vez en cuando pueden encontrarse unicornios, hadas y sirenas, mucho menos comunes son los dragones. Entre el cielo y el mar esta la soberbia de los niños; esa soberbia que aun no les llega, pero les llegará. Entre el cielo y el mar estan los deseos pedidos a las estrellas fugaces, a las vaquitas de San Antonio, a los panaderos, a los dientes de león, a las luciernagas. Entre el cielo y el mar esta la mágia, esta magia que crece en las almas de los niños y desaparece, desaparece sin rastro en la de los adultos. Pero no, no hay nada entre el cielo y el mar, pero solo según el pensamiento lógico. Dime tú, ¿qué ves entre el cielo y el mar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario