jueves, 15 de octubre de 2015

El hielo



Me llama
Está llamándome ahora mismo.
Murmura mi nombre.
El hielo.
Sabe cuándo hablar,
y cuándo callar.
Siempre está pendiente
de esos momentos
en los que no me siento
yo misma.
Me susurra mi nombre al oído.
Me habla como si nos conociéramos.
Y nos conocemos.
Demasiado bien, me parece.
Siempre está ahí
su vos.
Sus palabras.
Su eterna insinuación.
Se esconde bien
sabe esconderse y que aún así
lo escuche.
En el fondo de la voz
de mis amigos.
En el frufrú de la tela
cuando abrazo a mis hermanos.
Entre las letras de las canciones
que, pienso, me dan refugio.
Escucho su voz ahora,
entre la melodía de las teclas.
Me dice que lo busque,
que lo siga,
que lo use,
que lo sienta,
que lo sufra.
Trato de resistirme.
Siempre trato.
Pero es constante.
Hay veces que,
simplemente,
no puedo.
Y me dejo ir.
Y le hago caso.
Y después me arrepiento.
El hielo,
a veces,
es más fuerte que yo.