lunes, 3 de noviembre de 2014

Recortes

Las palabras que hundimos
no obedecen y fracasan,
sufren siempre al margen.
La mano que busca
el destino, la que
conforma
los días,
cerrará el tajo abierto
al vacío
Y la suerte de la palabra
quedará en el fondo de
las cartas.
Si se supone que no importa
la cólera para mí,
¿Por qué encuentro
la voz para
ignorarte en mi boca?
La palabra forma verdades
donde una lengua seca
borra al presente,
transforma al futuro y
No obedece al pasado

No hay comentarios:

Publicar un comentario