martes, 6 de enero de 2015

Yo soy...

Soy la lengua bífida que hiere.
Soy la sangre espesa que arremete.
Soy el hielo candente que desgarra las carnes.
Soy el vino envenenado que el corazón detiene.
Soy la nube oscura que a la felicidad se cierne.
Soy la cadena oxidada que el cautiverio mantiene.
Soy la lágrima prófuga que al orgullo quebrante.
Soy la tristeza pura que hace que no te levantes.
Soy el pecado original que con gusto tiente. 
Soy la peor pesadilla que en vela te mantiene.
Soy el final lúgubre que todo el mundo teme.
Soy el corazón roto que para perder nada tiene.

1 comentario:

  1. Espero que sepas que lo malo de uno se puede cambiar, y que cuando te des cuenta no sea tarde para tu vida, porque segur hay personas que te aman y que estarian mal al verte como una pedazo de carne corrompido . . .

    ResponderEliminar