jueves, 23 de agosto de 2012

olvido

Las cosas no se olvidan, se superan, se asimilan, se mantienen como un recuerdo latente, por menos agradables que sean. Porque el olvido es la peor miseria que hay y nada ni nadie es dueño de ese destino incierto que sufren los olvidados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario