domingo, 28 de junio de 2015

Roller coaster

  Life is like a roller coaster, canta Cocorosie. Y si. Es una puta montaña rusa. Aunque en mi caso sería el amor. 
  Subí y bajé en ondas suaves y pronunciadas por mucho tiempo. Después subí de golpe, frenéticamente, toque el cielo. Pero después de la subida viene la bajada. Bajé. Me estrellé, se salió el carrito de las vías y me fui a la mierda. Después, de a poco, me fui curando los huesos, lamiéndome las heridas, y volví a encausar el carrito como pude. Traqueteaba y se balanceaba inseguramente, pero avanzaba. Se movía en una planicie yerma surcada solamente por la vía estéril que no iba a ninguna parte. Y de nuevo subí. Más rápido que nunca, más fuerte, más de golpe. Era una subida vertical a miles de kilómetros por hora. Toqué el cielo por unos segundo y y caí. La caída era igual de abrupta, y lo único que podía hacer era agarrarme y esperar el golpe con una sonrisa. Se terminaron las vías, y me fui de nuevo a la mierda. Me quedé tirada unos segundos, pero esto ya me había pasado antes y sabía que hacer. Levantar el carrito, limpiarme las heridas, desperezarme para acomodar los magullones en su lugar y caminar empujando el carrito hasta encontrar la vía de nuevo. Pan comido. Pero no, ahora no bastaba con que me haya ido al carajo, ni que haya terminado hecha pedazos de nuevo. No, tenía que caer un puto rayo encima mío. Justo hoy, justo ahora. Volver a levantarse, volver a acomodarse. Todo de nuevo. No, es demasiado. Prefiero quedarme sentada y dormir si es que siempre va a ser así. La Nada, después subir, después estrolarse contra el piso. Nah, así no. Thanks, no thanks.

1 comentario:

  1. los amores vienen y van todo el tiempo . hoy en dia es dificil vivir en pareja besos x 20 andrea

    ResponderEliminar